Ir al contenido principal

Uncharted: el legado de Drake

Veinte años después del retiro "oficial" del legendario cazatesoros: Nathan Drake, su hija Cassey decide ir tras los pasos de su padre. Leyendo los cuadernos blancos de Cassandra Morgan y guiada por el mismo espíritu aventurero que caracteriza a su tío Sam, Cassey va tras la pista de los últimos escritos de Sir Francis Drake, dispuesta a descubrir que de verdad desciende de la sangre del mismísimo pirata.

¡No os olvidéis de leer la carta que os dejo al final del post!                                                                                                                                                            
No dudes en usarla.

Cuz' everywhere I've been, was alredy uncharted

To think twice when they understimated a girl

I love to wonder, what's undiscovered, it's one big world out there,
so much to plunder. We're climbing mountains, going down under.
I found it first so you can go find another. 


Detrás de todo gran cazatesoros, hay un periodista metomentodo

¡Look, like dad!

"La gente no para de decirme la suerte que tengo, pero la verdad es que
todo lo que toco se va a la mierda" -Nathan Drake

Confraternizando con el enemigo.

Si tienes la misma suerte que tu padre, yo no tocaría
demasiado eso, Cassey

Sonrisas de triunfo


¡I got you!

You know that I'm the best, that you can't mistake,
because I'm the descendant of Sir Francis Drake

So take a good look, because looks can kill.

SIC PARVIS MAGNA
la grandeza nace de los pequeños comienzos
¡Que no te vean!

Si estás cansado aprende a descansar, no ha rendirte.



NOTA:
Para empezar, muchísimas gracias por llegar hasta aquí, sé que este no es el tipo de posts a los que os tengo acostumbrados, por eso voy a aprovecharlo para responder de forma general a las dudas que me habéis hecho llegar durante las últimas semanas:
1. Publico contenido nuevo en el blog cada fin de semana, los capítulos de Tierra Mojada (Alaskan Bush People) me gusta dedicarles un tiempo y un cariño especial, así que publico el capítulo cada 2-3 semanas, de todas formas, en este enlace encontraréis todo lo que he escrito hasta ahora, ordenado cronológicamente y con su correspondiente sinopsis. Alaskan Bush People
De todos modos, como suelo tardar bastante en publicar dichos capítulos, suelo colgar algún avance especial en mi rincón de Relatos Cortos.  Podéis enteraros de las novedades sobre mis publicaciones en mis Redes Sociales. 
En referencia a este post, el fotógrafo es @acg1996, tenemos una cuenta de Instagram conjunta donde recreemos escenas de ficción con la ayuda de nuestra colección de Funkopops. Os dejo el enlace por si os apetece echarle un vistazo: @game_of_pops
Muchas de las frases que he utilizado las he sacado de un vídeo de J.T Machinima, titulado: Lara Croft vs. Nathan Drake

Por último pero no menos importante, voy a pediros un par de favores: como sabéis, estoy intentando hacerme un hueco en el mundo del blogging, y para ello, mis queridos lectores, es esencial que escuche vuestras opiniones, por eso voy a pediros que me respondáis la siguiente encuesta, para valorar que aspectos potenciar y que mejorar https://goo.gl/forms/RcrfRplZNQrwqxvt2 no os ocupará más de cinco-siete minutos y es totalmente anónima.
También me gustaría suplicaros que compartáis estas historias con vuestros amigos y conocidos, dicen que el boca a boca es la fuente más fiable, así que ya sabéis, que el nombre Ayla Hurst resuene hasta en el último rincón del mundo... jajajaja es broma ;) pero muchas gracias por colaborar.

Os quiere,

Ayla
  
                                                                                                                 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo IV: Bam Bam

Desde que había llegado a Browntown que no había requerido de las pastillas para dormir: el trabajo y el dinero siempre me mantenían despierta dando vueltas en la cama con los ojos como platos hasta que llegaba el amanecer. En Alaska no tenía esas preocupaciones, no había que discutir contratos ni cumplir los plazos, no había agendas ni presupuestos… Reconozco que los primeros días, dormir fue todo un reto: no solo estaba toda mi frustración por ser una inútil y una fracasada, la incomodidad del lecho de Matt, de la cabaña y los ruidos de la noche norteña me impedían que conciliase mejor el sueño. No sabía exactamente cuánto tiempo llevaba allí, si habían sido días, semanas o meses… Pero cuando comencé a trabajar codo con codo con la familia Brown me sentía tan agotada al caer la noche que me dormía casi al instante de tumbarme en el lecho. La cabaña de Matt era pequeña pero acogedora, de neumáticos por fuera y de madera por dentro, siempre decía que la había hecho para impresionar a …

Capítulo III: Gabe

El tiempo mejoraba por días, igual que mi estado de ánimo. Matt tenía esa capacidad de sacarme una sonrisa en cualquier momento del día. Él era la confianza y la seguridad en mi misma que me faltaba. Era mi autoestima, y poco a poco y sin darme cuenta se estaba convirtiendo en mi vida. Uno de los momentos que más me gustaban del día era la cena: nos sentábamos juntos y comentábamos lo que habíamos hecho aquel día. No había preocupaciones por el dinero, ni por los kilos de más, ni por lo mal que me había ido en el trabajo… Solo caza, construcción, tiros... Los poemas de Noah, la última trastada de Matt, la discusión entre los dos hermanos mayores sobre cómo hacer un proyecto, los aullidos de Bear y las imitaciones de Gabe… Me gustaba ver a Billy y a Ami, besándose, dándose la mano y abrazándose después de tantos años juntos. Empecé a verme así con Matt, casados y rodeados de niños en los bosques… Sin duda era la mayor tontería que se me podía ocurrir, pero en esos días me sentía tan fe…

Capítulo X: 50 Sombras de Matt

Salí corriendo tras Matt por la puerta de madera, iba en tirantes y el frío alaskeño me cortó el cuerpo como si en lugar de a la calle estuviese recorriendo un pasillo de cuchillos afilados. Matt se paró en seco, apenas podía distinguir su silueta, iluminada por las farolas de la pared del bar. -No me lo puedo creer-suspiraba pasándose las manos por el cabello plateado repeinado-Ayla, es mi hermano… -¡No pasó nada, Matt! -¡Os bañasteis juntos! -Estaba enfadada contigo, Matt. Fue hace meses, no hemos vuelto a hablar desde entonces, tú me amenazaste con marcharte… ¡Estaba furiosa! -No, furioso estoy yo ahora.-golpeó un cubo de basura con todas sus fuerzas. Me acerqué a él, pero con la oscuridad casi no podía distinguir las facciones de su rostro, aunque podía imaginármelas casi a la perfección: el rostro congestionado, la mandíbula contraída, los ojos vidriosos y los puños apretados, dilatándole las venas de los brazos. Se acercó para mirarme a los ojos, no era mucho más alto que yo, pero im…